MENU

Alicia Alonso, la mujer que bailó sin importar las...

Enloquecidos por la ‘Crazy Class’ de L’Om Imprebís

22 diciembre, 2015 Comentarios (0) Visitas: 2637 Escena

‘El eunuco’, el teatro grecolatino conquista La Latina

Share
'El eunuco', adaptación de la obra de Terencio, estará en el Teatro La Latina hasta el 17 de enero

‘El eunuco’, adaptación de la obra de Terencio, estará en el Teatro La Latina hasta el 17 de enero

Líos de faldas, dilemas familiares y situaciones que rozan lo absurdo. El Teatro La Latina se ha convertido hasta el 17 de enero en la Atenas clásica y desvergonzada de El eunuco, adaptación libre de la obra del dramaturgo romano Terencio. Esta comedia teatral está dirigida por Pep Anton Gómez y cuenta con reconocidos nombres propios. Jordi Sánchez firma la adaptación junto con Gómez; Pepón Nieto lidera el reparto y Asier Etxeandia participa en la composición de las canciones. El guión, aunque fiel al espíritu de Terencio, va mucho más allá de la obra original y atraer con acierto al público actual. Todo es poco para hacer de este clásico un espectáculo.

Pongamos que tenemos una cortesana ya madura que se debate entre dos “amores”: un apuesto pretendiente poco pudiente y un militar adinerado. En medio está un esclavo. Le sigue un fogoso joven, dispuesto a hacerse pasar por eunuco para enamorar a una sierva un tanto charlatana. Y alrededor, otros personajes que complican aún más la ya de por sí enrevesada historia. Así arranca un montaje que mezcla hábilmente teatro clásico grecolatino, comedia de situación y vodevil, y que reclama un público activo. Esta es una obra delirante y cabaretera, con un ritmo trepidante, y llena de enredos y persecuciones disparatadas. El texto habla de amor, celos, pasión, dinero y orgullo, pero, sobre todo, habla de la búsqueda de la felicidad por parte de nueve pintorescos personajes.

María Ordóñez y Alejo Sauras son Pánfila y Lindus en 'El eunuco'

María Ordóñez y Alejo Sauras son Pánfila y Lindus en la obra teatral

Uno de esos individuos es Thais, interpretada por Soledad Mallol. Esta divertida y avariciosa cortesana origina una serie de malentendidos que pronto afectan a todos los protagonistas. Pepón Nieto, merecido Premio Max 2015 al mejor actor de reparto por su interpretación del general Fanfa, explota con excelencia su vis cómica y se adueña del escenario en cada intervención. Casi siempre lo acompaña su fiel escudero, sabiamente llamado Pelotus e interpretado con maestría por Jordi Vidal. Alejo Sauras se calza las crépidas del fogoso joven Lindus, personaje que maneja con naturalidad. Sin embargo, la revelación de la obra tiene nombre de mujer, y ese es el de María Ordóñez, que borda el papel de Pánfila, esa esclava con una verborrea imparable.

Como vemos, basta con echar un vistazo a los nombres de cada protagonista para ver de qué pie cojea cada uno, como es propio de la comedia grecolatina. Pero además de los mencionados, el resto del elenco es imprescindible para entender el éxito de El eunuco. Esta es una comedia coral donde da igual quién es el esclavo, el amo, la concubina o el general. El objetivo es el mismo: hacer reír a los asistentes. Pero no de cualquier manera, sino a carcajadas. Y lo consiguen con nota. Todos ellos son rostros consolidados en el mundo de la comedia y representan con ingenio esos amores «no correspondidos», esos engaños a medias y esos planes imposibles de la obra de Terencio.

Pepón Nieto, Premio Max 2015 al mejor actor de reparto por su interpretación de Fanfa

Pepón Nieto, Premio Max 2015 al mejor actor de reparto por su interpretación de Fanfa

La escenografía se compone únicamente de un cubo tridimensional que gira, se desplaza y se separa en sus cuatro lados, permitiendo a los actores crear espacios, calles o viviendas con él. Esta obra tan heterogénea posee a su vez una música variada que abarca desde un tango y un bolero, hasta un tema de jazz y un número de salsa. El eunuco no es un musical al uso y muchos de sus actores no son cantantes, pero las canciones son fundamentales para expresar los sentimientos de los personajes. Las voces son lo de menos.

Así, esta es una parodia de las debilidades humanas, antaño y en la actualidad: el dinero y el amor. La prostitución, el interés, la homosexualidad, la esclavitud, el tráfico de personas o el incesto están presentes sobre el escenario de La Latina. El eunuco toca todos los palos, sin pudor, sin morderse la lengua, pero siempre desde el humor. Se trata de un texto soberbio, cargado de una comicidad hilarante y de una actualidad descomunal. Todo el equipo colabora en la contemporaneización de un clásico anterior a la era cristiana, contextualizándolo y acercándolo al público español. El legado grecolatino hecho teatro, eso es El eunuco; un canto a la felicidad en clave cómica que es imposible no disfrutar.

Share

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n