MENU
El Ballet Nacional SODRE de Uruguay interpretando 'Petite Mort'

‘Una velada con Duato y Kylián’: tres coreografías de...

Momento de la representación de Las brujas de Salem. Foto: David Ruano

Las brujas de Salem: la caza que no cesa

14 enero, 2017 Comentarios (0) Visitas: 1053 Escena

Dirty Dancing vuelve a enamorarnos 30 años después

Share

Hace unos meses, los fans de Dirty Dancing en España recibieron la mejor de las noticias. La adaptación al teatro de uno de los clásicos del cine de los 80 llegaba a España en diciembre de 2016, siendo Madrid la primera parada de una gira que iba a recorrer diferentes puntos de España como Barcelona, Madrid o Logroño. Ahora, Dirty Dancing vuelve a enamorarnos 30 años después de su espectacular estreno.

Llegó el día, sesión de las 20:30. En el teatro no queda ninguna butaca libre. Una orquesta integrada por cuatro personas ameniza el Nuevo Teatro Alcalá hasta que empiece la función y mientras la gente busca sus asientos. A las 20:30 pasadas se apagan las luces, el silencio inunda la sala y aparece en el escenario Baby junto con toda la familia Houseman, y es en ese momento cuando empieza el espectáculo de dos horas y cuarto que no deja indiferente a nadie.

Dirty Dancing

Escena de «Dirty Dancing» © Cortesía del musical

Jennifer Grey y Patrick Swayze dejaron el listón muy alto en 1987, por lo que Amanda Digón (Baby) Christian Sánchez (Johnny) lo tenían bastante complicado en esta adaptación teatral, y este hecho hace que en un primer instante el público infravalore a los actores, aunque a medida que va avanzando el musical consiguen cerrar la boca hasta al mayor de los escépticos. Porque sí, todos y cada uno de los actores consiguen superar el reto que les habían dejado sus antecesores de la película y ofrecen a los asistentes un show fiel a la película, aunque se permitan añadir unas escenas más de su cosecha.

Esto no quiere decir que el musical se proclame ganador sobre la película, porque eso sería imposible, pero sí que consigue la esencia del Dirty Dancing que tanto nos enamoró hace décadas.

Uno de los puntos fuertes, sin duda,  es la música en la que (gracias a Dios) han mantenido la versión original de las canciones, cosa que no hacen otros musicales como Grease o Mamma Mia, y que es un grave error. Porque no es lo mismo escuchar «I’ve had the time of my life, No I never felt this way before», que la versión en español «he tenido el mejor momento de mi vida, no, nunca me había sentido así antes».

Así que, ya sabes, si te has quedado con las ganas y aún no has vivido esta experiencia, no dudes en comprar tus entradas porque el musical del que todo el mundo habla ha ampliado funciones y regresa a Madrid del 16 de marzo al 16 de abril. ¡No dejes pasar esta oportunidad!

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n