MENU

La comercialización del mensaje social de Bad Bunny, tan...

La Bohème

La Bohème, el amor y le piccole cose

29 abril, 2020 Comentarios (0) Visitas: 372 Escena, Música

Diana Damrau: La Reina de la Noche con su aria en ‘La flauta mágica’

Share

La flauta mágica. Diana Damrau. Aria de la Reina de la Noche

Sólo un foco alumbra la escena. Nada más despertar, la princesa Pamina empieza a encontrarse rodeada por las damas de la Reina. Se siente asustada y llama a voces a su madre: La Reina de la Noche, quien aparece tras la apertura de dos grandes puertas, creando un ambiente de miedo y tensión. Se dirige a su hija para ordenarle que mate a su enemigo Sarastro y le asegura que si no lo hace, la abandonará. Es entonces cuando Diana Damrau interpreta el aria Der Hölle Rache kotch in meinem Herzen (La venganza del infierno hierve en mi corazón), enmarcado en el cuadro III del segundo acto.

El aria pertenece a La flauta mágica con música del prestigioso compositor Wolfgang Amadeus Mozart y libreto de Emanuel Schikaneder. En ella se unifican la comicidad propia de la ópera bufa y la calidad musical y psicológica de la seria.

El compositor la dirigió en su estreno el 30 de septiembre de 1791 en el Theater auf der Wieden de Viena. El músico falleció dos meses después. La flauta mágica fue la última obra que Mozart pudo ver escenificada, y a día de hoy, es una de las óperas más representadas a escala mundial.

Diana Damrau es una distinguida soprano de coloratura, significa que dispone de una voz que puede hacer sucesiones de notas rápidas. Por lo que cuenta con una gran capacidad técnica y vocal. También demuestra enormes cualidades interpretativas dando vida a un personaje que emana crueldad.

El virtuosismo de su voz está acompañado de una orquesta en la que se escuchan sonidos de viento madera, instrumentos característicos del Clasicismo, corriente a la que pertenece la pieza. Además, se aprecian variaciones en la dinámica. Cambia de piano a forte de manera continua, donde también está presente la segunda nota más aguda que Mozart compuso para música vocal.

La escena finaliza como empezó, con un foco iluminando a Pamina, pero esta vez sus manos sostienen el puñal que le ha dado su madre, y su rostro refleja angustia por la decisión que debe tomar: ser repudiada o asesinar.

Share

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n