MENU
dos figuras

¿Quienes son los cómplices del arte?

Cárcel. Carceri d'Invezione (hacia 1761) de Giovanni Battista Piranesi. Fuente: Wikipedia

Piranesi es una caracola de mar

28 mayo, 2012 Comentarios (0) Visitas: 1992 Arte

Daniel Johnston y su caótico mundo interior

Share

El primer recuerdo que tengo de Daniel Johnston es ver a su álter ego, la rana Jeremiah, estampada en la famosa camiseta de Kurt Cobain. De Nirvana apenas me acuerdo pero a Daniel no podré olvidarle nunca. Musicalmente es como encapsular la enseñanza pop de los Beatles y de los Beach Boys y reproducirlo a baja fidelidad y en un vitalista tono naïf. Melodías de pop perfecto presentadas como mágicas miniaturas grabadas en un viejo casete. Ahora, Daniel Johnston es un icono reconocido en la cultura underground pero lo que le hace grande son esas primeras grabaciones alejadas de los cánones de lo que se supone que es lo correcto, siempre movido por la libertad ciega del que juega.

 Al escuchar esas cintas tan mal grabadas, puedes verle en su garaje con su órgano cantando sobre cuánto ama a su motocicleta.

Pionero del Do it yourself, a veces se veía obligado a interpretar y regrabar un álbum completo en casete porque había perdido el máster original. Daniel gestionaba su propia obra con entusiasmo amateur, grabando cintas acompañadas por artworks con sus propios dibujos.

En considerado desde sus inicios un artista marginal, aunque lo marginal, es su sinceridad y esa libertad que le caracteriza y que expresa en todo su imaginario. Su caótico mundo interior es demasiado grande como para poder preocuparse por problemas mundanos. Por este motivo puede recordar a Henry Darger, también enfermo mental, y paradigma del arte marginal. 

Daniel, desde su fragilidad mental y su devoción, se agarra al acto creativo como tabla de salvación y nos hace felizmente partícipes de sus alegrías, sus obsesiones y también de su pugna contra el Maligno, obsequiándonos por el camino con canciones y dibujos. 

En  La Casa Encendida podemos apreciar su arte y ver sus dibujos hasta el 10 de junio, con el nombre de Visiones simbólicas esta exposición hace que nos rindamos ante este artista que quería ser John Lennon pero consiguió algo mejor: ser Daniel Johnston. 

Share

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n