MENU

‘Jumanji: Bienvenidos a la jungla’: entretenimiento simple y eficaz

‘Verónica’: el terror de no saber quién eres

28 diciembre, 2017 Comentarios (0) Visitas: 661 Cine y Televisión

‘Una bolsa de canicas’: una del holocausto por Navidad

Share

Joseph Joffo escribió en 1973 la novela autobiográfica que da vida a esta película. Ahora nos llega su segunda adaptación cinematográfica. Dirigida por Christian Duguay, quien ya tuvo su primera incursión con esta temática en la mini-serie Hitler: el reinado del mal, allá por 2003, solventando aceptablemente su trabajo en este proyecto.

Joseph y Maurice son los hijos de una familia judía afincada en París a la cual le persigue el ejército nazi. Una noche tienen que irse a Niza porque ya les están pisando los talones, y es aquí donde entra el componente un tanto road movie, ya que deberán sortear obstáculos e ir de un sitio a otro para que no los capturen. Este aspecto es quizá lo más interesante de una entrega más sacada de la cantera interminable del holocausto, a la cual quizás sería mejor dar descanso cuando todavía suenan los ecos de El hijo de Saúl.

La labor técnica del film es excelente, un buen ritmo, impecable dirección de fotografía pero cuenta con el handicap de no introducir nada nuevo en ninguno de los personajes nazis, algo que la haría más atractiva, más allá de lo que estamos acostumbrados a ver. También hubiera sido necesario incorporar alguna subtrama más en guión que lo que se está viendo, para refrescarnos de la persecución. Como todas las películas de este tema para ver en familia  toca la fibra sensible, para algunos en su justa medida y quizás para otros en demasía. Pero se ha de reconocer la gran interpretación de los niños que es, al fin, el target principal de la cinta.

Quizás hubiera sido conveniente estrenarla en otra época del año, pero con esto se asegura que Joseph Joffo vea en vida la segunda adaptación cinematográfica de su obra. En cualquier caso, ahora muchos hemos podido ver una nueva versión del libro que a muchos nos mandaron leer en el colegio cuando jugábamos a las canicas al igual que el autor y su hermano.

 

Share

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n