MENU

6 marzo, 2019 Comentarios (0) Visitas: 321

Ignacio Llamas: “En arte, imponer una idea es peligroso”

Share

El artista Ignacio Llamas

La pasada semana, como parte de la asignatura de Crítica de Arte, recibimos la visita de Ignacio Llamas. Es un artista contemporáneo español, originario de Toledo, licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. En 2016 recibió el Premio de la AECA (Asociación Española de Críticos de Arte) al mejor artista español vivo en la feria de ARCO por su instalación Incertidumbre.

Sobre su obra, Ignacio Llamas afirma que se mueve “en tres ámbitos distintos: fotografía, escultura (objeto y volumen) y la instalación, concebir la obra como todo el lugar y el espacio. La propia exposición se convierte en muchos casos en una obra, sobre todo cuando son individuales, una obra de carácter efímero, pero gran parte de los procesos son instalativos”.

Trabaja todo tipo de materiales: papel, madera, cemento, yeso… Pero los elementos principales son la luz y el espacio, tanto el arquitectónico como el paisajístico. En realidad, para este artista el espacio es una metáfora del interior del ser humano. Por ello, sus exposiciones se plantean como una invitación al espectador para hacer un viaje. “Que durante el tiempo que quiera dedicarle a la exposición tenga la posibilidad de poder ir ahondando dentro de sí mismo”. Debido a esto, afirma Llamas, “los espacios son aislados, de silencio, lugares que generan intimidad para esta búsqueda interior».

Con respecto al artista, Ignacio Llamas no cree en el “genio creador”, sino que opina que el artista debe ser un mediador, alguien que es artífice de algo que le supera. La obra domina el proceso de creación en todo momento, no el artista, pero sí que se crea un diálogo profundo entre la obra y el creador. “Como persona tengo pocas capacidades para trascender espacio y tiempo, pero la obra es atemporal y universal”. De igual manera, la obra tiene esa capacidad de comunicar cosas que puede llegar al espectador, de forma superficial o profunda, ayudándole a interpelarse a sí mismo. Para Llamas esta comunión es muy importante, “comunión como relación profunda en el proceso creativo como en la interpretación del espectador”.

Actualmente, Ignacio Llamas se encuentra enfocado en su última exposición ‘Sangrar Luz’. “Aunque hay una variedad de formatos, de modos de presentación, es una obra que se mueve casi siempre en una única temática que es el hombre. No aparece la figura humana en la obra directamente, pero siempre está presente por alusiones. La silla, la vivienda, la maleta, la puerta entreabierta… Se evoca mucho más por la ausencia de la presencia que por la reiteración de la presencia. La temática principal es el interior del ser humano y utilizo la metáfora del propio espacio y de la luz».

Obra de Ignacio Llamas

Ignacio Llamas parte de que, por lo general, todos tenemos una parte de nosotros mismos que no nos gusta y no queremos explorar. Sin embargo, él coge lo que no le gusta de su persona y empieza a trabajar con ello para, de este modo, construir su obra. Según Llamas existe “la necesidad de afrontar que dentro del ser humano hay lo positivo y negativo, pero todo lo negativo nos puede construir como personas. Si asumo mis debilidades, fracasos… me hago más empático con las problemáticas de otro y me hace crecer como persona, es el contenido más íntimo y profundo de la obra de arte”. Por ello la luz es tan importante, se convierte en un elemento transformador de todas las realidades en la obra.

Durante todo el recorrido por su proceso creativo, al ser una temática con la que este artista lleva trabajando 10 años, en inicio el foco de atención se centraba en la parte luminosa del ser humano, en lo positivo, pero con el tiempo se ha interesado más por la oscuridad, las dificultades, los dolores, los traumas como parte fundamental del hombre.

Además de la luz, otro de los elementos fundamentales en su obra es la escala. Para huir de lo habitual, de la escala 1:1, únicamente tenía opción de ampliar el objeto o reducirlo y, por facilidad técnica, optó por reducirlo. “Tiendo a construir la realidad a través de elementos irreales y la escala ayuda a eso. Con la fotografía, sin embargo, hago lo contrario, la utilizo para desmontar la realidad. Finalmente, todo se convierte en un truco. Por ejemplo, fotografío un elemento reducido, pero el tamaño de la fotografía es muy grande por lo que parece que el objeto esté a escala real. El arte se mueve en las paradojas, no tiene sentido intentar salirse de lo cotidiano utilizando elementos cotidianos».

Obra de Ignacio Llamas

Por esto, Llamas opina que las contradicciones y las paradojas funcionan muy bien en el arte, ya que “el arte es como la anguila, su tacto miente. Cuando lo aprietas mucho es cuando se escapa, si lo intentas controlar deja de haber arte”. Por ello, a nivel temático utiliza mucho los contrarios: luz y sombra, privado y público, íntimo y ajeno.

En cuanto al futuro, su objetivo más próximo es la exposición que presenta en Colonia (Alemania) con el título Schweigen des Lichts (Silencios de luz) con las fotografías de gran tamaño de su serie Cercar el silencio.

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n