MENU
Dos piezas de la exposición Limbo de Alfredo Rodríguez

‘Limbo’: almas atrapadas en un holograma entre dos vidrios

graphic-content-1

Malasaña se rinde ante los trazos de Joaquín Rodríguez

13 noviembre, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1656 Arte

El arte germano que iluminó la oscura España del XVII

Share

¿Te imaginas cómo eran los escritorios en el siglo XVII? ¿Un salero? ¿Un armario? En aquel entonces, España vivía una época oscura y decadente, lejos de la ostentación que reinaba en otros países europeos. Fue necesario la influencia alemana para crear muebles y decoración lujosa, dándole el mismo valor tanto a la estética como a la utilidad.

Hasta enero de 2017 se podrá visitar en el Museo Nacional de Artes Decorativas la exposición Lujo alemán en la España de la Edad Moderna. Recorrer sus salas es como sumergirse en una España que, gracias a la decoración germana, da color a su austeridad.

¿Qué es el arte barroco alemán?

El barroco alemán se caracteriza por su naturaleza ecléctica al mezclar conceptos estéticos de diversa procedencia: interpretación del clasicismo italiano, además de influencias francesas y holandesas en lo iconográfico y decorativo. También se le añadieron tendencias anteriores como el Gótico Internacional.

Los cambios sociales que experimentó Alemania durante el siglo XVII fueron cruciales en este desarrollo artístico. La observación científica, la difusión de la imprenta, la Reforma, la Contrarreforma y el auge del protestantismo configuraron una mentalidad compleja que propició la creación de unas manifestaciones artísticas diversas, cultas y de gran calidad técnica.

Las clases burguesas cada vez estaban más desarrolladas y su poder adquisitivo iba aumentando gracias al auge de su actividad comercial, por lo que terminaban demandando nuevas producciones artísticas, mezclando contenidos de carácter simbólico, emocional e intelectual.

En la exposición se aprecia cómo eran las relaciones comerciales y, sobre todo, culturales entre España y Alemania en la Edad Moderna, mostrando qué objetos fueron comunes en entornos ricos y cortesanos.

Arte decorativo

Los platos limosneros se crearon para recaudar limosnas aunque también se utilizaron para otros sacramentos. Se producían en Alemania en el siglo XIV, siendo Núremberg su principal centro productor. En España y en otros países europeos se realizaban este tipo de platos mediante el uso de moldes.

Platos limosneros (dinanderies). Alemania, 1475-1525. Latón batido, grabado y repujado

Platos limosneros (dinanderies). Alemania, 1475-1525. Latón batido, grabado y repujado

 

También podemos ver en la muestra un escritorio de marquetería para el que se utilizó la técnica “elemento por elemento”, típica del sur de Alemania y realizada en el Renacimiento tardío. En aquella época fueron muy importantes los talleres de Augsburgo, Ulm y Núremberg.

Sur de Alemania o Tirol, 1567-1633. Madera tallada, marquetería alemana, hierro forjado y latón

Sur de Alemania o Tirol, 1567-1633. Madera tallada, marquetería alemana, hierro forjado y latón

 

Entre las piezas de la exhibición, destaca un reloj de gabinete o mesa, montado en Augsburgo o Núremberg, lugares donde se concentró la producción relojera alemana durante los siglos XVI y XVII.

Augsburgo, 1625. Cobre dorado y latón

Augsburgo, 1625. Cobre dorado y latón

 

Muchas de las cajas de caudal, que se creaban en el sur de Alemania, se destinaban a la exportación y esto dio lugar a la difusión por Europa. Estos muebles servían para proteger objetos preciados, documentos o dinero. Contaban con un sofisticado sistema de cierre y estaban decorados con grabados alemanes.En España se denominaron cofres tudescos.

Alemania, segundo tercio del siglo XVI. Hierro forjado y cincelado

Alemania, segundo tercio del siglo XVI. Hierro forjado y cincelado

 

Tampoco faltan los bufetes, que se utilizaban como tarjeta de presentación de sus propietarios. Se colocaban en las galerías de paso para el disfrute de los invitados, también en los gabinetes donde estaban acompañadas de otras piezas igualmente ricas o incluso exóticas. Solían estar arrimadas a un muro decorado con un tapiz o un espejo. En el centro de este bufete incluido en la exposición podemos ver grabada una versión de la muerte de Adonis.

Núremberg, 1560. Plata repujada, cincelada y grabada, acero y madera.

Núremberg, 1560. Plata repujada, cincelada y grabada, acero y madera

Detalle del bufete

Detalle del bufete

 

 

 

 

 

 

 

Otro de los muebles que no podía faltar en la muestra es un armario como claro ejemplo de expansión de la marquetería. Una pieza que se manufacturó en Cataluña mediante una técnica practicada en el sur de Alemania e Italia. Estos armarios eran pensados para mostrarse abiertos, ya que concentraban su arte y decoración en el interior, con múltiples departamentos secretos.

Cataluña, 1576-1625. Madera tallada, hierro y tela

Cataluña, 1576-1625. Madera tallada, hierro y tela

También llama la atención un salero y especiero manierista, objeto habitual en Flandes y Alemania durante el siglo XVI, pero que, al convivir con otras tendencias más exitosas, su influencia en España fue escasa

Núremberg, 1600-1625. Plata batida fundida y cincelada

Núremberg, 1600-1625. Plata batida fundida y cincelada

Cajas de juegos, relojes solares, placas de chimenea y demás objetos podrán ser vistos en esta exposición que supone un histórico paseo por el arte y el lujo que entrelaza lo germano con lo hispano.

Share

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n