MENU
Fotografía ganadora de World Press Photo 2019

World Press Photo 2019, de Texas a Yemen

Jeremy Irons en El Prado

‘Pintores y Reyes del Prado’: de Lorca a Sofonisba...

28 noviembre, 2019 Comentarios (0) Visitas: 397 Arte, Entrevistas

Andrea Aritmendi (@dicandrea): “No me suelo cortar por miedo al linchamiento”

Share
AndreaAritmendiEntrevista

Humor ácido. Esas dos palabras describen a la perfección a la viñetista Andrea Aritmendi, más conocida como @dicandrea. Graduada en Comunicación Audiovisual, la joven combina su trabajo en una productora a la vez que cuelga ilustraciones en su cuenta de Instagram.

Dibujos cotidianos con un toque jocoso e innovador. Con predilección por las láminas de Andreu Buenafuente, Miguel Noguera, Flavita Banana o Cristina Daura, Andrea autodefine sus obras como “dibujos cutres, pero con un humor afilado y buscado”. La ilustradora comenzó su andadura en el año 2016. Las creaciones de Aritmendi reflejan dispares controversias actuales al igual que guiños a la cultura pop. Todo ello con un estilo propio y característico.

Ilustración de @dicandrea

Cultura Joven: ¿Cómo surgió la idea de subir ilustraciones en Instagram?

Andrea Aritmendi: Siempre he estado con un lápiz en la mano porque de pequeña fui a dibujo y pintura. También me gustaba mucho el humor. Yo empecé a dibujar porque vi un blog de Buenafuente con dibujos suyos. La mayoría de gente no lo sabe, pero además de cómico y presentador es dibujante. En esa página las viñetas eran humorísticas. Fue él quien me dio el empujón para crear ilustraciones. Lo vi como algo cercano y me dije a mi misma: “Igual yo puedo hacer esto”: También imagino que vi alguna cuenta de Instagram. Un día me lancé a hacerlo. Me compré una wacom y empecé a realizar algunas ideas. Las subí. Tuvieron éxito. Y hasta ahora.

C.J: ¿Qué cree que puede aportar su arte al mundo?

A.A: No sé si puede aportar algo. Quizás el mostrar una visión que no se suele ver a menudo. No es que sea algo novedoso que a la gente no se le ocurra. Simplemente no es habitual. Por eso mismo los dibujos llaman la atención. Estoy segura de que mucha gente en sus entornos lo llega a pensar, pero luego no lo llevan a cabo.

C.J: ¿Cuál es la viñeta de la que más orgullosa se siente?

A.A: Va por épocas. Pero normalmente, las que más me gustan son las de dibujos animados conocidos. Como, por ejemplo, las que tengo de Los Simpsons. Cojo un muñeco muy conocido y lo hago mío. También tengo especial aprecio a los más simples, que no son nada ofensivos pero me hacen ilusión, como podría ser el del vaso medio vacío.

Ilustración de Andrea Aritmendi

Ilustración de @dicancrea

C.J: ¿Alguna vez ha tenido alguna idea o, incluso, la ha llevado a cabo, pero no ha colgado la ilustración en Instagram por miedo al linchamiento?

A.A: No me suelo cortar por miedo al linchamiento. La gente que me sigue sabe cómo es mi humor. Entiendo que su humor es el mismo. Por eso tengo un público bastante bueno. Sé que les gusta lo mismo que a mí y por eso me siguen. Nadie que no le guste mi trabajo me va a seguir porque a primera vista se ve que soy muy afilada. Si en algún momento me corto es porque no es lo suficientemente bueno, pero no por miedo a que me linchen. Si yo pienso que es bueno lo subo. 

C.J: ¿El humor tiene límites?

A.A: Hace un tiempo te hubiese respondido que no. Pero ahora mismo te diría: “Pregúntale a Broncano o Buenafuente”. Yo no tengo ni idea. Creo que no tiene límites, pero por el argumento de: “El humor es ficción”. Si es lo suficientemente gracioso va a merecer la pena. Por el contrario, si el chiste puede sonar homófobo, racista o controvertido, entonces, no. Hay veces que sin querer ofendes en vez de hacer reír al público, pero en principio cuando sueltas un chiste no es para herir a nadie. Buscas la sonrisa con una complejidad, no saber si la gracia va a gustar a la gente.

C.J: ¿Cuesta hacerse un hueco en el mundo de la ilustración siendo mujer?

A.A: Ahora mismo hay muchas ilustradoras. De repente ha surgido como un boom con el que creo que el camino es fácil. Entiendo dos vertientes, una ilustración como la de Cristina Daura en la que el humor no es lo primero que se encuentra. Sabes que es un dibujo que tiene una historia o que te cuenta algo pero no es una viñeta cómica. A mi parecer, en la ilustración cuesta más hacerse un hueco. En el humor gráfico últimamente hay miles de cuentas. Sé que el humor soft o blando tiene muchos seguidores. Para ganarte la vida siendo humorista gráfica necesitas seguidores o alguien que te apoye económicamente. Hay diversas cuentas que han empezado mucho después que yo y triplican mi número de followers. Ahora es mucho más fácil triunfar en el humor gráfico siendo mujer por la revolución feminista. Que te paguen por tu trabajo es otro tema.

C.J: Para terminar, ¿nos recomienda una canción y un libro?

A.A: Cowboy Henk es una novela gráfica y otro recomendable, que tengo siempre en la mesilla de noche, es Diario de un genio de Salvador Dalí. Me gusta mucho porque Dalí es un flipado de la vida. Nadie lo soporta. Era un chulo y prepotente. Se montaba muchas performances. El libro no te va a cambiar la vida, pero que fuese tan egocéntrico me hace mucha gracia. Una canción que escucho mucho es La de Amor, del grupo Marcos y Molduras.

Ilustración de Andrea Aritmendi

Ilustración de @dicandrea

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n