MENU
Momento de la representación de Las brujas de Salem. Foto: David Ruano

Las brujas de Salem: la caza que no cesa

#Malditos16, obra de teatro en el María Guerreo

‘#Malditos16’: la gran crisis de la adolescencia

1 febrero, 2017 Comentarios (0) Visitas: 1198 Escena

El Sing-Along o cómo convertirse en Donna Sheridan

Share

Sing-Along Mamma Mía

Por cada adepto al género musical hay un detractor. Un personaje al que se le frunce el ceño en una inequívoca expresión de que infravalora este tipo de música. Un sujeto al que si le pones las canciones You are the one that I want, de Grease, o Dancing Queen, de Mamma Mía, las reconoce al instante. Y si lo niega es que miente como un bellaco.

Por su parte, los amantes de los musicales no temen mostrar su fanatismo y, con la llegada del Sing-Along, tienen la oportunidad que esperaban de abandonar el sofá como improvisado escenario de canto para subir al siguiente nivel. El Sing-Along podría traducirse como el ‘canta-con-nosotros’ de toda la vida. Esa actividad que llevamos a cabo en la intimidad de nuestro salón, coche o ducha mientras desgañitamos nuestras voces y sustituimos al reparto de nuestros musicales favoritos. Este espectáculo traslada esa privada actividad al cine y al teatro de forma que, mientras disfrutas de la proyección de la película escogida, puedes cantar todas sus melodías sin miedo a desafinar porque, fundido en el coro de adeptos, no se da el cante.

El formato Sing-Along surge en 1999 y es bastante popular en países como EEUU e Inglaterra. Así que podríamos decir que solo hemos tardado alrededor de quince años en trasladarlos a España. Nosotros a nuestro ritmo. Según La Tropa Produce, encargada de su organización, su éxito radica en que «la idea de Sing-Along es muy festiva e invita a superar los límites tradicionales como espectadores de cine o teatro. Nunca hasta ahora el público había sido tan protagonista de un espectáculo, y al mismo tiempo, sin someter a nadie individualmente al escrutinio de los demás».

Emma Stone

Emma Stone en la película ‘Rumores y mentiras’

Grease, Moulin Rouge, Dirty Dancing o Mamma Mía son las películas que ya triunfan y a las que, próximamente, les acompañarán Hairspray, Sonrisas y lágrimas, This is it o Cabaret, entre muchas otras. Lo que en principio se conformó como una actividad de ocio de verano ha generado tal cantidad de público que cines como Kinépolis ya albergan este tipo de eventos; como es el caso del musical Mamma Mía, que tendrá lugar este viernes 3 de febrero.

Para los que todavía piensen que el Sing-Along es un mero karaoke masivo, es necesario que tengan en consideración que no solo tendrán que poner en marcha sus cuerdas vocales. Su esqueleto también. En el caso del musical construido con los temas de ABBA, unos animadores que dan vida a los jóvenes Sophie y Sky tendrán la amabilidad de mostrar la coreografía que acompaña a determinados temas como el nombrado Dancing Queen o Lay all your love on me, que requiere algo más de técnica si tu pista de baile se reduce a la fila 10 asiento 5.

Lay all your love on me

Coreografía del tema ‘Lay all your love on me’ de Mamma Mía

El Sing-Along es una función interactiva, orquestada para desinhibirse y salir con la voz ronca. «Tenemos gente que viene disfrazada como los personajes, cumpleaños que se traen a toda la familia, despedidas de soltero, parejas que vienen a ligar, madres que traen a que sus hijos para que descubran sus pelis favoritas…». Es posible que alguno de esos detractores frunza al ceño al descubrir este nuevo espectáculo. O puede que esté esperando a que estrenen la sesión Cantando bajo la lluvia para acudir en completo anonimato.

Share

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n