MENU

Yukio Mishima, el último poema de Japón

Cuando Mark Twain fue un cometa

28 noviembre, 2015 Comentarios (0) Visitas: 1646 Letras

20 años luchando para tratar de ‘Contar la música’

Share
1331885899_118888_1331902479_sumario_grande

El periodista y escritor Jesús Ruiz Mantilla, en Santander en 2012/ JUAN MANUEL SERRANO ARCE

Contar la música, el último libro publicado por el periodista de El País Jesús Ruiz Mantilla, busca ser un repaso a veinte años de carrera periodística ligada a un mundo tan idealizado como el de la música clásica. Un mundo que ha ensalzado a sus grandes estrellas, y gracias a los perfiles que hace Ruiz Mantilla a lo largo de esas 383 páginas les trae de vuelta a la tierra, desmitificando así la imagen preconcebida que generalmente se tiene de este tipo de músico.

La presentación del libro tuvo lugar el pasado 4 de noviembre en el Conservatorio Superior de Madrid y contó con la presencia de Luis Suñén, director de la revista Scherzo y el escritor Antonio Muñoz Molina. Ruiz Mantilla, que publicó su primera novela Los ojos no ven en 1997, está de celebración ya que la última, Hotel Transición, también recibió el pasado 17 de noviembre el prestigioso premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones dotado con 20.000 euros y que publicará Alianza Editorial.

Pero volviendo a Contar la música, los personajes que presenta este periodista cultural son mundanos, con problemas normales y corrientes, muy lejos de la imagen idealizada del músico. En sus textos hay cabida para todo, las luces pero, sobre todo, las sombras de todos esos músicos con los que ha coincidido una o varias veces a lo largo de estas dos décadas. Hay perfiles más críticos e incisivos, en los que el escritor juega un papel más importante, como en el caso del famoso director de orquesta ruso Valery Gergiev. En otros, Ruiz Mantilla pasa casi desapercibido, se concentra tanto en el personaje y en ofrecer una profunda visión de él, que incluso el lector se encuentra leyendo un texto en el que es el mismo artista el que parece narrar la historia.

Pero es que Contar la música es más que un libro centrado en ofrecer perfiles de grandes artistas, es aunque el autor no haya querido, un libro de historia de la música. Un ambicioso texto en el que se cuenta el pasado, presente y futuro de este género, a través de sus personajes. Chopin, Liszt, Mahler, pasando por Glass o Abbado, para llegar al futuro, centrándose en todos esos músicos de 30 años que están dando muchísimo que hablar, como el venezolano Gustavo Dudamel o Lang Lang y que, además, están rompiendo todos los moldes con ideas y proyectos innovadores para demoler de una vez por todas esas barreras que les “alejan” del público.

Además, este periodista, a través de personajes como Zubin IMG_1459Metha, critica ferozmente los recortes en cultura y el despilfarro que ha habido en nuestro país. Con un tono socarrón e irónico, describe cómo el olor a parrilla invade el Palau de les Arts de Valencia, un edificio sin ningún tipo de acondicionamiento para ese cometido. ¿El motivo? la intendente Helga Schmidt ha decidido hacerse la comida en su despacho, así Ruiz Mantilla deja caer que tal vez esos banquetes fueron a base de dinero público.

Asimismo, también critica la actitud europea de «mirar por encima del hombro» en cuestiones culturales, y en este caso en particular musicales, a países que consideramos subdesarrollados como Venezuela, eso sí esta vez a través de los ojos del director de orquesta José Antonio Abreu. El sistema orquestas ideado por Abreu e implantado hace cuarenta años, fascinó a los amantes de la música clásica occidentales hace años, y cada vez más países y ciudades adoptan ese sistema habiéndose convertido en una seña de identidad de ese país.

Contar la música es un libro con un estilo claramente periodístico, frases muy cortas, muy descriptivo y, sobre todo, rico en adjetivos que explota para crear el ambiente necesario de cada escena y donde el periodista demuestra todo el amor y pasión que siente hacia este género musical. En este libro hay pasajes de todo tipo, desde lo más tiernos hasta los más bruscos pasando por el humor, es decir, es todo un ejemplo de eclecticismo. El eclecticismo que es prácticamente la figura central de este libro, en la selección de personajes, de temáticas… Muchos de los personajes definen sus gustos como eclécticos e incluso Ruiz Mantilla se refiere a nuestro tiempo como la época del eclecticismo. En conclusión, Contar la música es un libro muy recomendable, si bien pese a que su retórica sea muy accesible a cualquiera, esté o no interesado en la música clásica, en el discurso se hacen muchas referencias a músicos y piezas, cosa que puede dificultar la lectura al público menos acostumbrado a este género musical.

 

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n