MENU

Muere George Martin, el gran impulsor de la creatividad...

Nunca fue tan lucrativo enfundarse unas mallas

15 marzo, 2016 Comentarios (0) Visitas: 1829 Cine y Televisión, Sin categoría

20 años de Fargo

Share

fargo ok

Los Hermanos Coen están de enhorabuena. Sin tiempo para recuperarse del éxito de su última entrga, Ave, Cesar, esta semana se cumplían 20 años del estreno en los cines norteamericanos de la película escrita por Joel Coen y Ethan Coen, Fargo, una cinta que les consagró como uno de los dúos de referencia del cine de las últimas décadas.

Por aquel entonces solo Joel firmaba como director, ambos como guionistas, y un tal Roderick Jaynes, seudónimo que usaban los hermanos, como el responsable del montaje. Frances McDormand, William H. Macy, Steve Buscemi y Peter Stormare protagonizaron esta hipnótica historia de crímenes y despropósitos, ambientada en las gélidas tierras de Minessota y Dakota del Norte.

Veinte años después, Fargo sigue siendo un título de culto que ha conseguido mantenerse en la actualidad cinematográfica, gracias al interés que ha generado la aclamada serie después con dos magníficas temporadas que han sabido honrar el legado de los Coen. En Cultura Joven queremos rendirle un pequeño homenaje en su 20º aniversario contando algunas pequeñas curiosidades sobre la cinta.

Si bien la película toma su nombre de una localidad real, Fargo, una pequeña ciudad de Dakota del Norte, curiosamente, ninguna imagen pertenece a ella. La mayor parte de la acción se rodó en Minnesota y los hermanos decidieron cambiar en la ficción el nombre de la localidad de Minnesota, Brainerd, de la que es la policía protagonista, por Fargo, lugar que descubrieron por casualidad durante los viajes a los rodajes.

Una de las curiosidades más comentadas de la cinta de los Coen es la presencia en los títulos de crédito del símbolo del conocido artista, Prince. El cantante, natural de Minnesota y amigo personal de los Coen, incluido en el storyboard de Fargo, encarnando a una víctima, nunca llegó a rodar la escena. Lo único que apareció de él fue su símbolo de marras y la víctima fue interpretada, improvisadamente, por J. Todd Anderson, un miembro del equipo.

Otra anécdota del filme es el papel que interpretó William H. Macy, quién inicialmente tenía un papel secundario. Sin embargo el actor estaba decidido a encarnar el personaje de Jerry Lundegaard, tal fue su determinación, que voló hasta Nueva York para intentar convencer a los Coen, incluso se cuenta que Macy, antiguo aspirante a veterinario, amenazó con matar al perro de Ethan si no lo contrataban para el papel principal.

También es de sobra conocida la meticulosa preparación de los hermanos en cada secuencia. Una de las escenas claves de la cinta que más quebraderos de cabeza les dio fue la mítica escena de la máquina trituradora de madera que tuvieron que repetir hasta el infinito porque los cineastas no tenían ni idea del funcionamiento de la máquina, o al menos así lo aseguraba el propio Peter Stormare. La máquina es ahora una atracción para los turistas que visitan Fargo.

Otro gran dato importante de la película fue su bajísimo presupuesto. Al margen de su triunfo en los Oscars de 1997 y del éxito cosechado entre la crítica y los académicos, Fargo fue un negocio redondo: el coste de la película fue de apenas siete millones de dólares y la cinta logró recaudar en los cines de todo el mundo más de 60 millones de dólares.

Quizá, una de las anécdotas más curiosas que deja la cinta es el caso real de una mujer japonesa, Takako Konishi, que en 2001 fue hallada muerta en un campo cerca de Detroit Lakes, Minnesota. Al parecer, fue allí para suicidarse después de viajar hasta Minneapolis, donde vivía su ex amante. Pero la leyenda urbana que se generó a raíz de esta historia afirmaba que lo hizo creyendo que Fargo era una historia real, e intentaba buscar el maletín lleno de dinero que enterró en la nieve el personaje de Steve Buscemi. Una historia que inspiró el documental de 2003 This Is a True Story y el drama de 2014 Kumiko, the Treasure Hunter dirigido por David Zellner y protagonizado por Rinko Kikuchi

Dos décadas han pasado ya desde que los nevados parajes de Fargo y la pintoresca y sórdida población que allí vive llegaran a la gran pantalla. Sin duda, una cinta de obligado visionado que los Hermanos Coen crearon para hacer historia.

Share

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

n